Una cuidada higiene de las personas mayores ¿Cómo realizarla?

higiene_cuidado_mayores_blog_momentos_para_cuidarte_JPG

Hace dos semanas hablamos de la piel de las personas mayores; sus diferencias y cómo cambia la piel conforme pasa el tiempo. Hoy hablaremos de cómo podemos cuidar la piel de nuestros mayores respecto a su higiene. Consejos prácticos desde cómo realizar su aseo y más detalles a tener en cuenta, tanto ellos o quienes están con ellos para cuidarles.

Cómo debe realizarse la higiene

1- Tanto si el aseo se produce en la cama o en la ducha, debe realizarse a diario por la persona si puede o la persona que esté a cargo de ello. Si su piel es muy seca y las actividades de la persona no requieren de una higiene diaria, podría realizarse con menor frecuencia, entre  tres y cuatro veces por semana.

Si es una persona externa la que lo realiza, deberemos enseñarle la forma correcta de realizarlo, manteniendo siempre el aseo como un momento agradable.

2- Cuando el aseo se realiza en la cama, se hará por zonas y en este orden: cuello, tronco, brazos, axilas, piernas, espalda, pies, genitales y región perianal. Intentando que permanezca destapado el menor tiempo posible y secando justo al acabar para evitar que la persona sienta en ningún momento frío.

{"total_effects_actions":0,"total_draw_time":0,"layers_used":0,"effects_tried":0,"total_draw_actions":0,"total_editor_actions":{"border":1,"frame":0,"mask":0,"lensflare":0,"clipart":0,"text":0,"square_fit":0,"shape_mask":0,"callout":0},"effects_applied":0,"uid":"44C8402B-2829-4CEE-9640-11434EDFC658_1458171960580","width":3100,"photos_added":0,"total_effects_time":0,"tools_used":{"tilt_shift":0,"resize":0,"adjust":0,"curves":0,"motion":0,"perspective":0,"clone":0,"crop":0,"enhance":0,"selection":0,"free_crop":0,"flip_rotate":0,"shape_crop":0,"stretch":0},"origin":"gallery","height":2700,"total_editor_time":16124,"brushes_used":0}

3- Cuando lo realizamos en la ducha, hay que comprobar que la temperatura del agua esté templada o a preferencia de la persona que se va a duchar (nunca demasiado caliente aunque nos lo pidieran; siempre la referencia será más o menos la temperatura corporal).

4- Las duchas deben ser cortas, no más de 10-15 minutos ya que puede provocar bajadas de tensión y además un exceso de tiempo debajo del agua, ayuda a que después la piel pierda su protección natural y se deshidrate con más facilidad.

5- Tendremos todo lo necesario cerca para evitar dejar sola a la persona en el momento que se está duchando.

6- Poner alfombrillas antideslizantes dentro y fuera de la ducha, para evitar caídas. Si la estabilidad de la persona es deficiente, es mejor utilizar la ducha con asiento para que sea más seguro. Para salir y entrar, para mayor seguridad es muy recomendable la utilización de asideros en la pared, que pueden ser autoinstalables sin necesidad perforar para colocarlos y se pueden cambiar de sitio (tanto el tema de la silla como el asidero, u otro tipo de ayudas dinámicas las tenéis en Momentos Farma y podemos ayudaros a buscar  soluciones).

{"total_effects_actions":21,"total_draw_time":0,"layers_used":0,"effects_tried":21,"total_draw_actions":0,"total_editor_actions":{"border":1,"frame":0,"mask":0,"lensflare":0,"clipart":0,"text":0,"square_fit":0,"shape_mask":0,"callout":0},"effects_applied":1,"uid":"44C8402B-2829-4CEE-9640-11434EDFC658_1458167535927","width":2813,"photos_added":0,"total_effects_time":126294,"tools_used":{"tilt_shift":0,"resize":0,"adjust":0,"curves":0,"motion":0,"perspective":0,"clone":0,"crop":0,"enhance":0,"selection":0,"free_crop":0,"flip_rotate":0,"shape_crop":0,"stretch":0},"origin":"gallery","height":2450,"total_editor_time":151159,"brushes_used":0}

7-  Hay que utilizar  “jabones sin jabón”(syndet), es decir que a diferencia de los geles normales, no llevan detergentes (jabones) y así, no irritan, no deshidratan y por eso respetan perfectamente la piel. Con sustancias emolientes y enriquecidos en lípidos  que nutren la piel,  restaurando la barrera cutánea que es la que nos protege y evitando la deshidratación. No utilizar mucha cantidad y lo más importante son las zonas de la cara, las axilas, el área genital, las manos y los pies.

image2-4

Es mejor no utilizar los aceites de ducha (aunque sean muy recomendables en general para hidratar la piel) porque así evitaremos más todavía el riesgo de que resbalen.

8-  No frotar de forma vigorosa, ni utilizar esponjas u otros utensilios (guantes de crin, manoplas ….) pues pueden llegar a irritar la superficie cutánea. Sin embargo la higiene debe ser completa, llegando bien a todos los pliegues, zonas íntimas y espacios entre los dedos de los pies.

  • En la mujer, el aseo de la zona genital se debe realizar con un gel íntimo específico, ya que las mujeres al pasar los años, el pH de su zona íntima varía (de modo que no es igual el gel íntimo para una mujer joven que para una señora mayor). Además se formulan de forma distinta teniendo en cuenta que la piel como dijimos hace dos semanas varía y también lo hace en esa zona. La limpieza en la zona genital siempre será de adelante hacia atrás, para evitar infecciones del tracto urinario.
  • La zona de las orejas debe lavarse con agua y jabón, pero cuidando cuidando que no entre jabón al oído. Los bastoncillos se pueden utilizar para los pliegues de la oreja pero nunca para introducirlos en el oído. Si la persona lleva audífono, no olvidar retirarlo durante la noche y limpiar los restos de cerumen.
  • La nariz debe mantenerse sin mucosidad, utilizando pañuelos limpios y usando también suero fisiológico (para deshacer la mucosidad sólida).

9- Después es siempre muy importante secar bien el cuerpo. Se ha de tener un especial cuidado en las zonas de pliegues, axilas, zonas íntimas, debajo del pecho, en los espacios interdigitales… para evitar que quede humedad, que lleva a un mayor riesgo de micosis (hongos) y dermatitis.

{"total_effects_actions":0,"total_draw_time":0,"layers_used":0,"effects_tried":0,"total_draw_actions":0,"total_editor_actions":{"border":1,"frame":0,"mask":0,"lensflare":0,"clipart":0,"text":0,"square_fit":0,"shape_mask":0,"callout":0},"effects_applied":0,"uid":"44C8402B-2829-4CEE-9640-11434EDFC658_1458171653839","width":454,"photos_added":0,"total_effects_time":0,"tools_used":{"tilt_shift":0,"resize":0,"adjust":0,"curves":0,"motion":0,"perspective":0,"clone":0,"crop":0,"enhance":0,"selection":0,"free_crop":0,"flip_rotate":0,"shape_crop":0,"stretch":0},"origin":"gallery","height":509,"total_editor_time":29470,"brushes_used":0}

10-Es muy importante mantener la piel bien hidratada.  El momento de la hidratación hay que tomárselo “en serio”, con calma y ha de hacerse con delicadeza, poniendo especial atención al estado de la piel de la persona. Se debe hacer con buena luz para poder visualizar cualquier cambio de la piel que sea de interés, sobre todo donde hay prominencias óseas (en busca de zonas enrojecidas, ampollas o erosiones, manchas, heridas, hematomas, lesiones…)

Hay que utilizar para cremas, leches y/o bálsamos que tengan acción hidratante-emoliente, suavicen la piel y aumenten su elasticidad.

La sequedad, además de causar picor e hidratación aumenta el riesgo de lesiones cutáneas.

Elegir el producto que cosméticamente le guste más a la persona, de esa forma que su aplicación será tan frecuente como se posible (puede llegar a ser necesaria como mínimo dos veces al día en el caso de las personas ancianas) para mantener la piel suave.

11- Vigilar los pies e hidratarlos de forma continua para evitar durezas y lesiones. Las uñas cortarlas de forma recta o limarlas, después del baño y visitar al especialista si se cree conveniente.

11- En los ancianos si es necesario se debe afeitar a diario. No apurar el afeitado y utilizar después lociones calmantes. Aquellos que tengan piel sensible necesitarán utilizar productos con activos  que  protejan su piel de irritaciones, y quienes tengan temblores en las manos deberán elegir las maquinillas eléctricas. 

12-Aunque el vello es menor si la depilación es necesaria puede realizarse con cremas depilatorias, evitando así métodos que puedan producir irritación o quemaduras.

13- No aplicar colonias ni perfumes directamente sobre la superficie corporal ya que pueden irritar y aumentar la sequedad de la piel.

 

 

 

{"total_effects_actions":22,"total_draw_time":0,"layers_used":0,"effects_tried":22,"total_draw_actions":0,"total_editor_actions":{"border":0,"frame":0,"mask":0,"lensflare":0,"clipart":0,"square_fit":0,"text":0,"shape_mask":0,"callout":0},"effects_applied":1,"uid":"44C8402B-2829-4CEE-9640-11434EDFC658_1458170323895","width":2421,"photos_added":0,"total_effects_time":190598,"tools_used":{"tilt_shift":0,"resize":0,"adjust":0,"curves":0,"motion":0,"perspective":0,"clone":2,"crop":2,"flip_rotate":1,"selection":0,"enhance":0,"free_crop":0,"shape_crop":0,"stretch":0},"origin":"gallery","height":1783,"total_editor_time":439722,"brushes_used":0}

Higiene del cabello y cuero cabelludo.

No es necesario lavar el cabello a diario, pero al menos deberá lavarse una vez por semana a no ser que haya algún problema de cuero cabello por el que se indique lavar más veces. Se usará un champú que respete el cuero cabelludo, y si hace falta se verá si necesita que lo hidrate o calme picores o disminuya descamaciones…. etc

En cualquier caso nuestra recomendación es la de usar champús formulados de forma muy profesional y a ser posible sin siliconas, sulfatos, parabenes…. De esta forma respetan más el cuero cabelludo, no lo sensibilizan, cierran la cutícula del cabello, manteniéndolo más sano, suave, brillante y evitando otros problemas. Muy importante no frotar fuerte el cuero cabelludo al lavar y aclarar muy bien. Secar con cuidado y asegurarse de que se respeta la distancia con el secador (y que éste último es de calidad y está en perfecto estado ya que un secador viejo genera un aire demasiado caliente). Peinar y cepillar el cabello (con peines o cepillos adecuados) de forma suave, mejoran la circulación capilar.

Mucho cuidado con no lavar el cabello lo suficiente (por ejemplo en el caso de señoras que sólo lo lavan cuando van a la peluquería y dejan pasar demasiados días entre una visita y otra) ya que en algunos casos de picor e irritación en el cuero cabelludo puede ser por dejar que transcurra mucho tiempo hasta lavar de nuevo la cabeza.

Si el anciano no tiene pelo, debe protegerse la cabeza tanto en verano o en invierno cuando salga a la calle, y si necesitara descubrirla, dar un adecuado producto de protección solar y reaplicar.

No aplicar colonia en los pelos canosos porque amarillean.

Es importante enseñar a nuestros mayores cómo realizar su higiene y nosotros velar porque la hagan de forma correcta.

Anuncios

La piel de los mayores es diferente, su cuidado también.

Seguro que os ocurre muchas veces que sentís una verdadera punzada de ternura  al  mirar a vuestros padres o abuelos, y daros cuenta, así como de repente, que el tiempo ha pasado demasiado rápido, y se han hecho mayores, mayores de verdad, aunque no queramos. Nos parece que no y es en esos momentos cuando nos damos cuenta, al fijarnos mejor en como se mueven de manera menos ágil, o por ciertos gestos que ya son más “de mayor” y les vemos una mirada con otro brillo, una piel mucho más fina…

piel_envejecida_blog_momentos_para_cuidarte_1

Vemos que el paso del tiempo, los ha hecho físicamente más vulnerables y sentimos que debemos cuidarlos más, que lo necesitan y nosotros también (aunque vayamos como locos, lo importante es siempre lo importante).

Por eso hemos querido hablar de algo que podemos cuidar y ayudar a que sepan cuidarse, para así tener un mayor confort, mejor calidad de vida y evitar algunos problemas que a veces se derivan de no hacerlo. Hoy hablamos de la piel de las personas mayores.

La principal función de la piel es evitar la pérdida de agua e impedir la entrada de microorganismos y sustancias extrañas al organismo. Además de eso mantiene en equilibrio la temperatura corporal y es responsable por el tacto. La piel posee una estructura compleja, compuesta por 3 capas que representan en total, 7% del peso corporal.

Entre todos los cambios motivados por el paso del tiempo, está el que nuestra piel ya no es la misma ni es capaz de funcionar de la misma forma. Si sabemos un poco más sobre los cambios que se producen en ella seremos capaces de cuidarla y mantenerla mejor. Hoy hablaremos de esos cambios para entender mejor lo qué ocurre y la semana que viene concretaremos cuáles son los cuidados ideales.

El envejecimiento cutáneo

El continuo y progresivo envejecimiento cutáneo es diferente en unas personas u otras.

Existe un envejecimiento cronológico que es inevitable y se produce por el propio paso del tiempo en la piel; pero también existe también un fotoenvejecimiento cutáneo producido principalmente por los efectos de la radiación solar (IMPORTANTE: cuando hablamos de radiación solar no nos referimos sólo a los días soleados; es fundamental conocer que la radiación solar que llega incluso en días nublados va dejando huella e incluso daña nuestra piel). 

Así que aunque es difícil separar los cambios de la piel que dependen solamente de la edad  de los derivados de la exposición solar, podemos decir que estos últimos provocan alteraciones cutáneas mayores.

piel_envejecida_blog_momentos_para_cuidarte_2

El grado de envejecimiento de la piel por el paso de los años depende de las características de cada persona. La herencia genética, fototipo, factores hormonales condicionan que la calidad de nuestra piel sea mayor o menor frente a su deterioro.

Sobre los factores externos y hábitos de vida saludables que también influyen,es posible actuar para no acelerar el envejecimiento cutáneo y así minimizar los riesgos de enfermedades cutáneas en la vejez.

La radiación solar es sin duda el mayor responsable del envejecimiento cutáneo extrínseco. Por ello es muy importante recordar que:

  • La protección solar es esencial en todas las etapas de la vida. Si quieres saber más pincha aquí
  • La exposición solar acumulada a lo largo de la vida aumenta el riesgo de desarrollar cáncer.
  • Cuidado con los días nublados (no hace calor pero llega mucha radiación solar a la piel)
  • Es recomendable protegerse usando sombreros, ropa de algodón gruesa y larga.
  • Hay que tener en cuenta que ciertos medicamentos aumentan la sensibilidad al sol.

 

La sequedad cutánea (xerodermia)

La sequedad cutánea (xerodermia) y el aspecto de la piel de personas mayores va a depender del estado general de la misma y, en particular, del estado de hidratación del estrato córneo (capa más externa de la piel) y de su capacidad de barrera frente a la pérdida de agua.El objetivo al cuidar su piel, es mantener la correcta función de barrera epidérmica para evitar que la piel pierda agua, volviéndose menos flexible, más seca, fina, frágil, áspera, descamativa y fácilmente irritable.

Una de las consecuencias que siente y que está presente en la piel de las personas mayores  es la sequedad en la piel. La xerodermia es mayor según va avanzando la edad de la persona.

El invierno es la época del año en que más se acusa esta sequedad y por eso su hidratación es imprescindible. Pueden ser necesarios productos más ricos en ingredientes nutritivos y emolientes que en verano. Esto es debido a que al frío y viento, propio de esta estación se le suman los cambios continuos de temperatura y humedad ambiental que provocan la calefacción en el hogar y ambientes cerrados.

Esta retención de agua por la piel va a depender de que el estrato córneo se encuentre de la forma más intacta e inalterada posible. Esto es lo que debemos conseguir con los cuidados.

piel_envejecida_blog_momentos_para_cuidarte_3

En la piel de las personas de edad más avanzada, está disminuido el factor Hidratante Natural (FHN) que una piel joven y sana tiene. El FHN está constituido por sustancias hidrosolubles que tienen su origen en distintos procesos fisiológicos de la piel y le confiere a la piel capacidad de absorber y retener agua en el estrato córneo. Pero todos estos procesos fisiológicos se van alterando.

 

Cambios específicos en la piel 

Con el paso del tiempo la piel experimenta cambios estructurales: 

  1. En la capa más superficial de la piel (epidermis):
  • El espesor disminuye. Se debe a que las células que la forman se renuevan más lentamente.
  •  Se reduce la superficie de unión entre capas, lo que incrementa la fragilidad cutánea.
  • Los melanocitos, es decir, las células que dan pigmento a la piel (melanina), disminuyen y  no están distribuidos de forma homogénea (además pueden estar unos más activados que otros). Por todo esto, se forman unas manchas con más melanina (lentigos) mezcladas con otras áreas bien delimitadas que por el contrario son totalmente blanquecinas (hipomelanosis guttata).

piel_envejecida_epidermis_blog_momentos-para_cuidarte_4

 

  • Y lo más importante de esta mala distribución de la melanina es que hace que disminuya la capacidad protectora natural frente a la radiación ultravioleta, incrementando el riesgo de cáncer de piel de las personas mayores.Los corneocitos (células de la capa córnea, parte superior de la epidermis), pierden cohesión entre ellos. Los lípidos actúan a modo de cemento y junto a otras sustancias y mantienen unida esta capa para convertirla en na barrera que funciona frente a la pérdida de agua. Pero en la piel de las personas mayores esta barrera no se forma correctamente; así pues, se altera la función protectora y da origen a una piel seca, áspera y con mayor efecto frente a los irritantes. La consecuencia de todo ello es lo que muchas veces ocurre y molesta tanto: el picor y prurito.
  • Algo muy importante, es que hay otras células que disminuyen en edades avanzadas, las células de Langerhans, que constituyen el sistema inmunológico de la piel. La consecuencia es el aumento del riesgo de infecciones.

 

2. Cambios en la dermis:

Es el auténtico tejido de sostén. Contiene los componentes de soporte que lo  integran las células y matriz extracelular  en donde se distribuyen los vasos y nervios.

También disminuyen sus células y la capacidad de éstas para producir la sustancia que  queda entre las células (matriz extracelular).

Debido a estos cambios se reduce la resistencia y la elasticidad de la piel. Esto tiene un nombre, se conoce como elastosis y es especialmente pronunciada en las áreas expuestas al sol (elastosis solar).

Las fibras de colágeno y elastina disminuyen y cambian su estructura; también disminuye la riqueza en otras sustancias (los glicosaminoglicanos y proteoglicanos de la sustancia fundamental). El resultado de todo ello es una piel menos turgente, más flácida, más seca y con arrugas más profundas y marcadas.

Los vasos sanguíneos de la dermis se vuelven más frágiles y la circulación es cada vez más lenta, la cantidad de sangre que llega a la dermis es menor , lo que hace que el aspecto de la piel sea más pálido y que las lesiones puedan aparecer más fácilmente.

Las terminaciones nerviosas también disminuyen y la percepción sensorial es menor. Por ello habrá que estar más atentos en las exposiciones al sol, al calor, al frío…. Pues pueden ser menos sensibles y estar demasiado tiempo expuestos con las consiguientes consecuencias y daños (y no sólo para la piel, claro).

 

3. Cambios en la hipodermis:

Esta capa formada por células de grasa (adipocitos) va atrofiándose y disminuyendo progresivamente, así que disminuyen sus funciones de protección, amortiguación y termorregulación.

Esto hace que los ancianos  sean más susceptibles a la hipotermia y a las lesiones a edades más avanzadas.

Las glándulas sebáceas aumentan su tamaño, por lo que se observan grandes poros.

 

4. Y por último el manto hidrolipídico (que se encuentra en la parte exterior de la capa córnea), lo forman el agua del sudor y ambiente externo, lípidos de corneocitos y de la secreción de la glándula sebácea principalmente.

En la piel senil las glándulas sudoríparas están disminuidas y las glándulas sebáceas tienen menor producción de lípidos y su calidad cambia (mayor proporción de colesterol y escualeno).

Todo ello altera el manto hidrolipídico, produciéndose una mayor pérdida de agua intercelular, lo que dará lugar a una mayor sequedad en la piel dando lugar  xerosis cutánea o xerodermia de la que ya hemos hablado antes.

Sabiendo todo esto, tendremos un especial cuidado en los hábitos y los productos que ya os explicaremos la semana que viene.

Vamos a cuidarlos porque se lo debemos todo y queremos que estén lo mejor posible. es importante saber algunas cositas y elegir lo bueno también para ellos. Ya os iremos contando nuestros descubrimientos…

blog_momentos_para_cuidarte_cuidado_ancianos_1

Momentos para cuidarles… y que estén muy, muy bien.