El iluminador: tu varita mágica

Maria Martinez Eslava - iluminador

Un iluminador permite dar luz donde más interesa y resalta las zonas bonitas del rostro, pudiendo actuar también como corrector sobre las imperfecciones en el rostro e unificando el tono. Además destacarán la zona de la piel donde lo apliquemos.

Consigue iluminar las zonas en donde se aplica reflectando la luz, ya sea por su tonalidad más clara, por los pigmentos metálicos de su composición o por tener una textura en crema o gel con acabado plastificado (tipo gloss).

Aplicaremos el iluminador especialmente en las ojeras pero también lo podemos aplicar en el mentón, el tabique nasal, el lagrimal, la frente, dependiendo de la zona que se desee destacar, por el tipo de maquillaje elegido para ese día en concreto o bien por la fisonomía de la cara.

Generalmente los iluminadores se aplican en los planos altos del rostro, es decir, en las zonas más sobresalientes donde incide antes la luz, por ejemplo, en la parte alta del pómulo, en el arco de los labios, en el tabique de la nariz (sin llegar a la punta y de manera discreta), en el centro del párpado móvil. Continuar leyendo “El iluminador: tu varita mágica”