Protección solar en los niños.

fotoprotector_solar_fisico_mineral_niños_blog_momentos_para_cuidarte_protector_-e1467008296785

La semana pasada ya os anunciamos que hablaríamos de la “protección solar en los niños”, pues era una de las partes primordiales del reciente estudio de Cinfa Salud del que hablamos, viendo las conclusiones y recomendaciones en cuanto a fotoprotección.

¿Por qué es tan importante la protección solar en los niños?

1- La piel de los niños es más fina, inmadura y su capacidad de producir melanina es mucho menor. Por ello sus mecanismos de defensa están disminuidos siendo más sensible a los efectos nocivos del sol. Muy especialmente la piel de los menores de 1 año.

 “Los bebés menores de 1 año nunca deben estar expuestos directamente al sol”.

2- Se estima que la mayor parte de la exposición solar de una persona la ha recibido antes de los 21 años. Hasta esa edad se está tres veces más expuesto al sol que los adultos, pasando más horas al aire libre.

Un niño protegido correctamente hasta los 20 años tendrá un 80% menos de riesgo de desarrollar un cáncer de piel”.

3- La piel tiene memoria. Significa que las quemaduras y el daño que se producen en nuestra piel por el sol son acumulativos e irreversibles y sus consecuencias pueden aparecer al cabo de los años.

Una quemadura solar en la infancia es factor de riesgo para el desarrollo de melanoma y otros cánceres de piel cuando sean mayores”.

4- Un buen hábito y ejemplo para nuestros hijos es que antes de salir de casa nos apliquemos protección solar correctamente durante todo el año. El sol nos da en el monte, en la piscina, en la playa… pero también en el parque, en el patio del colegio o cuando jugamos al futbol. Por eso en invierno con cremas hidratantes con FPS 15-20 y en verano 30-50.

Los hábitos de fotoprotección es muy importante que se adquierean desde la infancia para luego mantenerlos en la vida adulta”.

Cremas de protección para los niños.

Muchas veces nos preguntamos: ¿Qué factor de protección utilizo en un bebé? o ¿puedo aplicarle a mi hijo mi crema de protección solar?

Los bebés nunca deben exponerse al sol. No se aconseja el uso de fotoprotectores en menores de 6 meses. Siempre intentaremos evitar el sol directo; pero cuando es inevitable y existe riesgo de que le dé el sol, sí que les aplicaremos en zonas  pequeñas como cara o manos un fotoprotector con filtro físico y con factor de protección FPS 50+

Estos filtros físicos deben utilizarse en este caso y también en todos los niños menores de 3 años.

Los filtros físicos, también llamados minerales, son pigmentos inorgánicos (óxido de zinc, dióxido de titanio, mica) que no dejan pasar la radiación solar. Actúan a modo de pantalla, de forma que por una parte, reflejan la luz y por otra la absorben, ofreciendo así una extraordinaria protección frente a la radiación solar.

Las fórmulas con filtros físicos han ido cambiando (ya no dejan un residuo tan blanquecino como los de antes) y sus texturas han mejorado muchísimo. Aunque sean algo menos cosméticas que el resto, existen marcas muy buenas y con texturas muy agradables al utilizarlas.

Estas protecciones físicas o minerales no son exclusivas de los niños.

Además de su uso en niños menores de 3 años, estos filtros físicos al ser protecciones no irritantes, ni sensibilizantes,  resultan muy beneficiosas y seguras, en ciertas situaciones:

  • En pieles con dermatitis atópica.
  • En pieles reactivas o fotosensibles.
  • En personas que tengan alergia a los filtros químicos.
  • En quemaduras, lesiones o cicatrices recientes.
  • Después de tratamientos médicos-estéticos.

Los niños necesitan productos específicos pediátricos. No deben utilizar nuestro filtro solar de adultos. (Nosotros si podemos utilizar los suyos, pero ellos los nuestros no). Tienen la piel más fina y permeable y los fotoprotectores pediátricos, cumplen con la normativa en concentraciones de filtros para proteger su piel delicada.

image

Nunca debe utilizarse una protección menor de 50 y cuando son niños de piel clara, cabello rubio, pelirrojos o pecosos además FPS 50+ se han de extremar todas las precauciones de una aplicación y reaplicación correcta.

  • Aplicar 30 minutos antes de la exposición solar.
  • En cantidad suficiente, por todas las zonas del cuerpo.
  • Y reaplicar cada 2 horas y siempre tras bañarse o secarse con la toalla.

Otras medidas de protección además de la crema solar.

Además del fotoprotector existen otras medidas – como la indumentaria (ropa y accesorios)- que van a influir y reforzar mucho una mejor protección frente al sol.

Es importante que utilicen vestimenta adecuada, como camiseta de manga corta y “pantalonetas”.  En los bebés, cuanto más tejido cubra su piel, muchísimo mejor. “Nada de enseñar las lorcitas”.

Los colores oscuros protegen más que los claros y algunos tejidos, como el algodón, la viscosa, el rayón y el lino, protegen menos que otros como el nailon o la lana, la seda y el poliéster.

♦ Utilizar sombreros y gorras que ala ancha, que cubra su cabeza y cuello.

Es bueno que los niños sepan valorar desde pequeños, que según disminuye el tamaño de nuestra sombra, el sol es más peligroso. A menor sombra mayor intensidad de radiación solar.

image

 Gafas de sol para evitar los daños oculares. Es necesario en niños y en adultos. La protección debe ser 100% frente a los rayos UV y sólo si están homologadas por la Unión Europea, se puede garantizar que así sea. Es importantes utilizarlas y que bloqueen los rayos ultravioleta para proteger la parte delicada alrededor de los ojos, así como los ojos en sí. Nunca utilizar lentes que no lleven filtro UV o no estén homologadas. Los niños necesitan versiones más pequeñas -siempre lentes reales y homologadas-, como las de los adultos, pero para niños (no lentes de juguete).

Las lentes  para el sol no homologadas al ser de color oscuro, provocan que nuestra pupila se dilate para adaptarse al color de la lente;  al no ser una lente correcta que bloquee los rayos UV, lo que ocurre es que la radiación que penetra en el ojo va a ser mucho mayor, con peores consecuencias para la salud ocular. Cuando no nos protegemos los ojos, pueden aparecernos después reacciones oculares inflamatorias como fotoqueratitis y fotoconjuntivitis. Otras consecuencias más importantes son, que de forma crónica y a largo plazo, aumentará el riesgo de cataratas y, por tanto pérdida de visión.

Y no olvidar:

  • Que en los días nublados también pasa radiación solar.
  • Aunque la sombra sea nuestra mejor aliada, no olvidar aplicar fotoprotector debajo, ya que algunos tipos de superficies como la arena, agua, nieve o hierba reflejan la radiación solar.
  • Hidratar al niño con regularidad, evitar la franja horaria de 12 a 16 horas y procurar la sombra necesaria.
  • Durante la exposición solar no aplicar perfumes sobre la piel del niño. 

 

image

Protegiéndoles bien del sol,

protegemos no sólo su piel,

también su salud.

 

Anuncios

Dermatitis Atópica, los productos más adecuados

La Dermatitis Atópica es una enfermedad crónica de la piel, muy común, que afecta principalmente a los niños, pero sin ser exclusiva de la infancia. Su frecuencia de aparición está en aumento en los países desarrollados, igual que muchas otras manifestaciones alérgicas.

Normalmente, el eccema aparece en el lactante, a los dos o tres meses de edad, para continuar presente en determinados casos durante la adolescencia e, incluso, la edad adulta. La enfermedad está causada por la acción de sustancias irritantes y alergénicas que afectan al sistema inmunitario, pero existe en su desarrollo un claro componente genético.

Maria Martinez Eslava - Dermatitis Atopica Continuar leyendo “Dermatitis Atópica, los productos más adecuados”