Ojo al “ojo seco” ¿sabes si tú lo tienes?

En muchas situaciones habéis podido sentir picor, ardor, sensación de fatiga y molestia en los ojos. Esos son los síntomas más comunes en  lo que se llama “ojo seco”. Seguro que recordáis situaciones, en las que os ocurre mucho más, como cuando pasáis horas y horas delante de la pantalla de ordenador, televisión…

ojo_seco_lagrima_artificial_momentos_para_cuidarte_3

El “ojo seco” afecta a tu calidad de vida

El “síndrome de ojo seco” o “xeroftalmia” es una alteración que se produce en la superficie del ojo y ocurre cuando se altera la cantidad y/o calidad de la lágrima. 

Tener los ojos secos puede condicionar muchos de los hábitos cotidianos. Por ejemplo al  leer, ver la televisión, trabajar  delante del ordenador o conducir (sobre todo de noche)… Son muchas las situaciones en las que se pueden presentar esos problemas de disconfort, cansancio o sensibilidad a la luz.

Es muy importante identificar si existe este problema para poder poner las medidas que alivien y controlen los síntomas de “ojo seco”.  La primera recomendación es acudir a un especialista que haga un examen y valore los síntomas. Una detección precoz es vital para que el alivio sea rápido, los síntomas mejoren y se eviten posibles alteraciones en la visión o daños en los ojos.

¿Qué son los ojos secos ?

Esta condición  de sequedad en la superficie del ojo (en la córnea) se produce cuando las lágrimas no son suficientes en cantidad y/o en calidad para proporcionar una lubricación y nutrición adecuada.

En los casos leves genera una sensación como de cuerpo extraño o quemazón que ocasiona incomodidad y disconfor. Es un estado muy común que surge  por distintas causas y cada vez más personas se ven afectadas.

Esta molestia leve que en algunos casos con unas gotas lubricantes se soluciona, en otras personas las molestias pueden ser un horror. Es importante conocer los factores que influyen provocando una mayor sequedad ocular.

ojo_seco_lagrima_artificial_momentos_para_cuidarte_5

Síntomas que alerten de “ojo seco”.

Hay ciertos síntomas que deberemos tener en cuenta:

o    Sensación de picor, escozor y  enrojecimiento.

o    Cansancio en los ojos o pesadez en los párpados.

o    Sensación de arenilla o de cuerpo extraño en los ojos.

o    Ligera sensación de visión borrosa.

o    Dificultad para abrir los ojos (mañanas).

o    Conjuntivitis e inflamación corneal.

o    Fotofobia (sensibilidad a la luz).

o    Incomodidad en el uso de lentes de contacto.

o    Sensación de sequedad.

o   Lagrimeo excesivo (es una paradoja pero cuando se secan mucho los ojos, el cerebro manda la orden de producir lágrimas a borbotones así que puede ser un síntoma de sequedad).

Las lágrimas.

Las lágrimas son una mezcla compleja de: agua, aceites grasos y moco.

Forman una película lagrimal de tres capas, cada una una de ellas con una  función para proteger, nutrir la superficie de la córnea y evitar infecciones.

La capa acuosa está implicada en la  la nutrición, hidratación y defensa de la córnea. La capa lipídica ayuda a evitar la evaporación de la capa de agua, y la capa mucínica ayuda a que el ojo se mantenga húmedo, adheriendo las lágrimas o capa acuosa al ojo.

Por ello es importante que la composición de la lágrima no se desequilibre  y afecte a estas capas de modo que se provoque sequedad.

Cuando la lágrima no es de buena calidad y exista un desequilibrio en su composición se acusa esta sequedad ocular.

Ocurre por ejemplo, cuando  las glándulas situadas en el borde de los párpados (glándulas de meibomio) segregan grasilla modificando la composición de la lágrima y pudiendo obstruir esas glándulas de meibomio. Esto ocasiona mayor sequedad ocular.

Es frecuente en personas con inflamación a lo largo del borde de los párpados (blefaritis), rosácea u otros trastornos de la piel (dermatitis seborreica).

 

¿Por qué se produce el “ojo seco”?

Se viene observando que cada vez son más las personas que sufren de “ojo seco”; ello se debe a que las  causas que lo originan van en aumento, y es probable que mientras leéis este post os veáis identificadas en algunas de ellas.

Existen distintos motivos que influyen en que se produzcan menos lágrimas o que éstas se evaporen:

  • La edad, ya que conforme vamos cumpliendo años es normal tener los ojos más secos. La mayoría de las personas mayores de 65 años experimentan síntomas de ojo seco.
  • Algunas enfermedades (diabetes, artritis, síndrome de Sjögren, trastornos del tiroides o deficit de vitamina A).
  • Los efectos secundarios de algunos medicamentos como antihistamínicos, terapias hormonales, antidepresivos o medicamentos para el acné, enfermedad de parkinson…
  • Los cambios hormonales como la menopausia, embarazos y con la toma de anticonceptivos pueden influir en las mujeres en tener mayor sequedad ocular. Importante vigilar en estas situaciones.
  • El viento y el clima seco puede afectar  a que se evaporen antes las lágrimas.
  • Horas de sueño insuficientes.
  • El uso de lentillas.
  • La cirugía refractiva con láser (LASIK habitualmente), también puede causar una disminución de la producción de lágrima.
  • Algunas personas tienen el problema de dormir con los ojos entreabiertos y al no parpadear se les reseca mucho la córnea.
  • Si se parpadea con menos frecuencia de lo normal (muchas veces cuando nos concentramos y fijamos la mirada en las pantallas, en un libro o cuando conducimos… nuestro parpadeo disminuye muchísimo).
  • Ambientes con calefacciones o aires acondicionados, humos y polvo resecan los ojos.
  • Estilo de vida muy activo y trabajos que impliquen usar la vista en exceso.

 

4 tips para ojos cansados por el uso de ordenador

¿Cómo prevenir el “ojo seco”? Recomendaciones.

Lo mejor para prevenir que el ojo se seque es en primer lugar detectar si existe el problema. Sabiendo los factores que llevan a tener el ojo más seco, es fácil evitar algunos y tomar medidas:

  • Evitar exponerse a corrientes de aire, ventiladores, aires acondicionados, conducir con ventanillas abiertas y utilizar gafas de sol en el exterior, protegerá de la disminución de lágrimas.
  • Evitar irritaciones oculares producidas por la falta de sueño, ambientes con partículas de polvo, humo de tabaco, piscinas cloradas…
  • Si estamos en un momento de cambios hormonales, menopausia, embarazo… valorarlo y tomar las medidas higinienico-sanitarias adecuadas.
  • Evitar o protegernos del viento fuerte y directo en el campo, playa, monte… que afectan también en este caso.
  • Utilizar humidificadores para evitar la sequedad ambiental.
  • Recordar la absoluta importancia y necesidad  del parpadeo y por ello realizar el ejercicio de forzarlo varias veces al día (en actividades en las que fijamos la vista: ordenador, televisión, otros dispositivos, lectura…). 
  • Limpiar los párpados con toallitas de limpieza ocular o en su defecto, con una gasa estéril humedecida en agua tibia. La limpieza debe realizarse masajeándolos suavemente con movimientos circulares.

Tratamiento del “ojo seco”.

Cuando las medidas de prevención no son suficientes para tratar el problema tenemos que añadir  de forma regular el uso de lágrimas artificiales y pomadas lubricantes que ayudan a controlar la sequedad e irritación.

Al tratarse en la mayoría de las personas de una afección crónica y de una intensidad de los síntomas variable, el tratamiento de elección será el uso de las lágrimas artificiales.

Las lágrimas artificiales emulan las características fisicoquímicas de la lágrima natural en cuanto a pH, osmolaridad, tensión superficial y viscosidad; su composición en electrolitos les confiere estas propiedades, además de la perfecta distribución y mantenimiento en la superficie del ojo.

ojo_seco_persona_mayor_momentos_para_cuidarte

Existen múltiples tipos de lágrimas artificiales.

La elección de una u otra dependerá de la intensidad de los síntomas y de la facilidad de aplicación. Antes se utilizaban más las  de formato monodosis sin conservantes. Ahora gana terreno el formato multidosis, en un envase parecido al de colirio, pero también sin conservante, pero que garantizan la esterilidad  y durando más tiempo una vez abierto. Además resultan de más fácil manejo para las personas mayores.

Es importante tener en cuenta que en algunos casos los conservantes pueden producir irritación ocular si se utilizan más de cuatro veces al día y  no pueden usarse con lentillas. Por ello en general evitaremos su uso.

Es recomendable prescindir de las soluciones salinas (suero), ya que debido a su alta tensión superficial y baja viscosidad tienen una escasa capacidad para lubricar y alivian de manera muy breve la sequedad.

Para saber cuál de todos los productos que existen elegimos, se necesita un asesoramiento; en la farmacia te ayudamos a decidir el más adecuado para tu caso concreto. Hay que tener en cuenta los síntomas, y así adecuamos la recomendación, teniendo en cuenta también lo que se ha utilizado hasta entonces. Se darán las pautas de dosificación, los consejos y hábitos más correctos para que mejores y evoluciones de la mejor forma posible.

image

Tus ojos son un  verdadero tesoro.

Aprendamos también a buscar el momento para cuidarlos….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s