Menopausia bajo control

Tienes que tenerlo muy claro, la menopausia no es una enfermedad sino, sencillamente, una etapa más en la vida de la mujer que viene marcada por la pérdida de la fertilidad y que se acompaña de una serie de síntomas. La palabra menopausia proviene del griego men (mes) y pausis (cese) y, por tanto, significa desaparición de la menstruación.

Maria Martinez Eslava - Menopausia ¿Cuándo aparece la menopausia?

Estadísticamente la media de aparición de la menopausia oscila alrededor de los cincuenta años, pero una de cada tres mujeres entra en este periodo antes de cumplir los cuarenta y cinco. Más raro, pero no imposible, es que la mujer continúe con sus periodos menstruales una vez cumplidos los cincuenta y cinco años.

Ventajas e inconvenientes de la menopausia

En la menopausia el organismo deja de producir estrógenos, es decir, hormonas femeninas, y por lo tanto, la menstruación desaparece. Aunque el hecho de dejar de estar pendiente cada mes de la menstruación supone una liberación, su desaparición viene acompañada de algún inconveniente. Los estrógenos nos protegen contra la pérdida de memoria, garantizan la densidad ósea adecuada y cuidan nuestro corazón y el sistema circulatorio en general. Pero la reducción de estrógenos provoca también menos lubricación vaginal, sofocos, sudoración y dolores de cabeza.

Premenopausia

Los cambios hormonales no se producen de forma brusca, salvo excepciones (como por ejemplo la extirpación de los ovarios) por lo que normalmente aparecen irregularidades menstruales antes de que la regla desaparezca de forma definitiva.

¿Qué síntomas indican que una mujer ha entrado en la menopausia?

La sintomatología es muy variada y su intensidad es distinta en cada mujer. Los trastornos más frecuentes son: sofocos, sequedad vaginal, dolor al mantener relaciones sexuales, urgencia al orinar, incontinencia urinaria, sequedad, picor y manchas en la piel, dolores óseos causados por la osteoporosis, insomnio, depresión, ansiedad, sudoración profusa, palpitaciones, dolor de cabeza, aumento de peso, disminución del deseo sexual y pérdida de memoria.

Como verás, hay un gran abanico de síntomas que, por suerte, suelen ser escalonados y no coincidentes en el tiempo … si fuera así ¡a ver quién era la valiente que lo aguantaba!

Tratamiento de la sintomatologia de la menopausia

Siempre y cuando los síntomas de la menopausia afecten a la calidad de vida de la paciente se podrá valorar, si no existen contraindicaciones, realizar un tratamiento hormonal con el fin de paliar esos síntomas usando la mínima dosis eficaz y durante un periodo convenido con tu ginecólogo. De todos modos, la inmensa mayoría de las mujeres serán asintomáticas o tendrán síntomas muy leves y por lo tanto no necesitarán ningún tipo de tratamiento. Será suficiente con seguir unas pautas alimenticias saludables como incorporar soja en la dieta, reducir el aporte de grasas saturadas, mantener unos niveles de ingesta de calcio y realizar ejercicio físico de forma rutinaria.

Autoestima y menopausia

Alguna de la sintomatología que desencadena la menopausia provoca efectos a nivel psicológico, incluso los propios cambios físicos implican alteraciones emocionales como depresión, estados de ansiedad e irritabilidad. El grado con el que aparecen estas molestias depende de la respuesta hacia los cambios hormonales que presenta cada mujer, como sucede en los casos de depresión posparto o síndrome premenstrual.

La menopausia implica el fin de la etapa reproductiva y es la fase de transición hacia la edad senil. Este hecho conlleva multitud de cambios que modifican el aspecto físico de las mujeres, desde la aparición de arrugas hasta el aumento de la acumulación de grasa corporal.

Otro de los aspectos que se ve afectado por la menopausia es la vida sexual, que suele pasar por algunos reveses, aunque no afectan en igual medida a todas las mujeres.  A lo largo de este proceso disminuye la tensión muscular en la zona vaginal, por lo que la intensidad del orgasmo es menor. Otro síntoma es que cuesta más tiempo llegar al momento de la excitación, y existe menos secreción vaginal; esto hace que las relaciones sexuales puedan resultar algo dolorosas. Una buena y sencilla solución la encontrarás en los lubricantes vaginales.

En la menopausia, las mujeres  ven ‘envejecer’ su cuerpo y se producen problemas de autoestima y de miedo al cambio. Cada una vivirá este hecho de forma diferente y según su propia personalidad, pero es fundamental saber apreciar la parte positiva de la menopausia y la llegada de una etapa de plenitud en la vida de las mujeres. 

No olvides que la menopausia no es una enfermedad, sino una etapa más en la fascinante vida de la mujer 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s