Higiene íntima femenina

Una forma esencial de cuidar nuestro cuerpo es desarrollar hábitos saludables de higiene corporal. Dentro de nuestra rutina de higiene, no debemos olvidar la higiene intima.

Image

Los genitales femeninos están en contacto frecuente con secreciones vaginales, orina, menstruación y sudor, y al ser una zona poco ventilada, la humedad generada favorece el desarrollo de bacterias. Por ello, es fundamental mantener dicha zona perfectamente limpia. Es importante tener presente que la vagina se limpia por sí misma, ya que sus paredes generan fluido que arrastra las células muertas y otros microorganismos al exterior. Este líquido es viscoso y sin olor y su producción aumenta al ovular y durante la excitación sexual.

No debemos olvidar la higiene intima, sin embargo, tampoco debemos obsesionarnos con ella y utilizar productos que puedan ocasionarnos más perjuicios que beneficios. La higiene íntima saludable requiere el seguimiento diario de unas sencillas pautas.

Pautas para la Higiene intima

Debemos lavar nuestros genitales diariamente, un delicado lavado con agua y jabón con un pH neutro será suficiente para prevenir el mal olor y la aparición de infecciones. Sin embargo, muchas veces no basta con la limpieza que el baño nos proporciona y será necesario usar productos especificos debido a a los factores externos que alteran la higiene como:

  • El uso de ropa demasiada ajustada y elaborada con materiales sintéticos.
  • Utilización de jabones con fragancia para el lavado de la zona genital que pueden ser irritantes.
  • Aplicación de anticonceptivos que pueden causar molestias y desequilibrar la flora vaginal.
  • Las relaciones sexuales pueden causar alteraciones químicas y son vía de entrada a infecciones de transmisión sexual.
  • El uso de tampones y compresas durante el periodo menstrual.
  • Cambios hormonales que se dan en las diversas etapas de la vida de la mujer.

Consejos para la Higiene Intima

  • Lavar los genitales de delante hacia atrás, evitando de esta manera llevar los gérmenes del ano hacia la vagina.
  • 
No realizar lavados vaginales ya que alteran la flora vaginal y fomentan la aparición de infecciones. Limpiar solamente el exterior de la vulva, los labios mayores y menores, teniendo especial cuidado en los pliegues.
  • Tras el lavado es importante secar bien y suavemente la zona con una toalla limpia.
  • Procurar utilizar ropa interior de algodón, ya que es un tejido que permite que nuestros genitales transpiren mejor. El nailon y demás fibras sintéticas acumulan humedad y favorecen el cultivo de bacterias.
  • Recambiar los tampones o compresas mínimo cada 4- 6horas.
  • No utilizar esponjas o guantes sintéticos para la limpieza de la zona genital, ya que estos acumulan infinidad de gérmenes.
  • Si notas un cambio en el color u olor del flujo vaginal  o sientes picor o escozor, debes hacerte una revisión ginecológica, ya que puede ser señal de algún tipo de infección.

Si te ha gustado este post, compártelo 🙂

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s