Dermatitis Atópica, los productos más adecuados

La Dermatitis Atópica es una enfermedad crónica de la piel, muy común, que afecta principalmente a los niños, pero sin ser exclusiva de la infancia. Su frecuencia de aparición está en aumento en los países desarrollados, igual que muchas otras manifestaciones alérgicas.

Normalmente, el eccema aparece en el lactante, a los dos o tres meses de edad, para continuar presente en determinados casos durante la adolescencia e, incluso, la edad adulta. La enfermedad está causada por la acción de sustancias irritantes y alergénicas que afectan al sistema inmunitario, pero existe en su desarrollo un claro componente genético.

Maria Martinez Eslava - Dermatitis Atopica ¿Cómo se identifica la dermatitis atópica? Las características que identifican la Dermatitis Atópica son:

  • Picor intenso
  • Sequedad
  • Enrojecimiento de la piel
  • Presencia de eccemas que aparecen y desaparecen o bien se vuelven crónicos.

¿Cuáles son las áreas más afectadas?

Las áreas afectadas varían con la edad, localizándose en los más pequeños en codos y rodillas, y también en mejillas y frente. En fases más avanzadas, se generalizan las zonas de piel afectadas, apareciendo también otros síntomas característicos, como pueden ser las típicas ojeras.

¿Cuál es su tratamiento?

El tratamiento va dirigido a frenar los brotes agudos y a mantener la mejor situación posible en los intervalos. Será muy importante mantener la hidratación de la piel y reducir los desencadenantes del picor, como son el calor o el frío exagerados, la ropa irritante o cualquier estímulo que pueda aumentar el malestar.

Es habitual que el médico prescriba medicamentos antihistamínicos que ayudan a controlar el picor, uno de los principales síntomas. También se suelen prescribir corticoides tópicos, para conseguir la remisión de las lesiones, o incluso antibióticos para evitar sobreinfecciones por rascado. También  se prescriben inmunomoduladores administrados por vía tópica.

¿Por qué empeoran los síntomas en invierno?

Durante el invierno la piel se deshidrata debido al viento, al frío y a los cambios bruscos de temperatura. Los ambientes secos causados por las calefacciones también producen deshidratación en la piel. Y el contacto con tejidos sintéticos o lana empeoran los síntomas de la atopía.

¿Por qué usar productos específicos para piel atópica?

Hay que tener en cuenta que una piel atópica tiene necesidades diferentes a la de una piel normal. Aunque el precio sea un poco más elevado al habitual, en la higiene corporal, es importante utilizar productos especialmente diseñados para este tipo de piel ya que restauran la barrera hidrolipídica y aportan hidratación.

Productos recomendados Os recomiendo los productos Exomega de A-Derma, gama experta de las pieles atópicas y muy secas.

1. Limpiar la piel : La piel muy seca con tendencia atópica necesita una limpieza adaptada, con productos como el Aceite exomega de A-Derma®, limpia con suavidad, hidrata y suaviza las pieles atópicas (del bebé, del niño, del adulto).

Lo aplicaremos en la ducha mediante un suave masaje.

Imagen

2. Cuidado diario de la piel. Es de suma importancia mantener hidratada la piel atópica a diario mediante productos especializados como la Crema Emoliente cara y cuerpo Exomega de A-Derma®, formulada con extracto de Avena Rhealba para calmar las irritaciones y aliviar la piel, con Filaxérine y Omega 6  para la reconstrucción de la barrera cutánea y glicerina para la hidratación de la piel.

La aplicaremos 2 veces al día sobre las zonas secas de la cara y el cuerpo.

Captura de pantalla 2015-03-05 a las 20.01.00

3. Complementar. En periodos de brotes es necesario un complemento en el cuidado de la piel atópica. El Exomega crema barrera  de A-Derma® es un complemento que forma un film protector frente al agua del mar o de la piscina.

 Captura de pantalla 2015-03-05 a las 19.58.02
Si se lleva a cabo un buen cuidado durante la época de mantenimiento podemos conseguir alargar los periodos entre brotes y evitar que estos tengan un carácter virulento.

Consejos y recomendaciones 

La clave será mantener la piel hidratada siguiendo las siguientes pautas:

  • Los baños o duchas deben ser cortos, de unos 5-10 minutos.
  • Hay que intentar que la temperatura del agua no sea muy elevada, mejor tibia.
  • Si es posible, evitar el uso de esponjas.
  • A la hora de secarse es importante hacerlo a toquecitos, sin frotar,
  • Para evitar la sequedad ambiental en casa se pueden utilizar humidificadores.
  • La temperatura del hogar no debe ser elevada, para evitar un contraste demasiado brusco entre el interior y el exterior.
  • Evitar telas sintéticas y usar tejidos de algodón, suave y transpirable.
  • Tomar probióticos para reforzar el sistema inmune.

Os animo a compartir vuestras experiencias y consejos sobre la Dermatitis Atópica 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s